Saltar al contenido

Usted está aquí. Una mirada compartida a la ciudad.

noviembre 11, 2012

Usted está aquí partió de una premisa muy simple: mirar el lugar en que habitamos y compartir esa mirada en un intento por construir comunidad. La curaduría extendió una invitación a los artistas para pensar juntos qué significa habitar en Cúcuta y qué imágenes, textos o fantasmas surgen en esa vivencia.

Reconocerse en un contexto es parte ineludible de la actividad artística contemporánea, cada vez menos segura de los universales. Al fijar el lugar donde me ubico como eje de mi acción simplemente me hago consciente de mi posición como sujeto inmerso en un mundo intersubjetivo. La afirmación Usted está aquí supone preguntarse ¿quién es usted y dónde es aquí?, y estas preguntas ponen en evidencia las relaciones del sujeto con el espacio, del individuo con la comunidad. Desde allí entablamos una conversación con los artistas de Cúcuta para tratar de responder, desde el arte, un conjunto de preguntas que aparecieron al reflexionar acerca de la localización. ¿Qué es vivir en Cúcuta?, ¿cómo soy yo al definirme como habitante de una ciudad?, ¿cómo me afecta el entorno y como lo afecto yo a él?, ¿cuáles son los estratos de experiencia que acumula un ciudadano que hace vida en Cúcuta?, ¿en que se conecta mi historia personal con la historia de esta comunidad llamada ciudad?

Las doce propuestas reunidas abren respuestas desde muchos puntos de vista. Imágenes, sonidos, nostalgia, angustia, alegría, cariño, crítica, humor, horror, capas y capas de vivencia que lo soportan todo menos el silencio. Los artistas están aquí para decir, para mirar su hábitat, reconocerse como habitantes e invitar al espectador a ponerse también en el centro de los acontecimientos y asumir su responsabilidad como protagonista de la vida urbana.

Revisando la memoria viva

Amparo Cárdenas recrea la historia cotidiana de las actividades comerciales de la ciudad mediante una instalación que se constituye como imagen nostálgica de lo que fue el centro de Cúcuta.

Desde una antigua foto familiar Juan Carvajal usa el humor para localizarse en una ciudad donde la elegancia de los habitantes y los avances de la modernidad coexistían (¿o coexisten?) con una recursividad casi surrealista.

Rolando Cerón acumula desechos recogidos en la vereda de El Carmen para señalar el deterioro de la naturaleza, pero además aprovecha los colores de las tierras adheridas a esos objetos para proponer una reflexión sobre la pintura desde elementos extrapictóricos.

Hernando Cruz nos pone de frente con un horror que evadimos para mantener la normalidad cotidiana, las víctimas anónimas de la violencia se instalan en una serie que estetiza la atrocidad que los periódicos recogen a diario buscando reinstalar la atención del espectador sobre aquellos individuos que sufrieron la doble desgracia del asesinato y el olvido.

Contemplando el ahora

El Colectivo 5ta con 5ta se apropia del espacio del museo desde la música, la canción, el baile y el grafiti para dar muestra de la cultura viva de la ciudad.

Mientras que el Colectivo Estación 7, usa recursos del diseño gráfico y la publicidad para presentarnos (con una sonrisa irónica) las nuevas actividades de subsistencia que surgen alrededor de la ineficiencia gubernamental, los huecos de las calles convertidos en fuentes de trabajo informal también se toman el museo.

David Grimaldo relaciona, a través del videoarte, las actividades desarrolladas en la ciudad con las funciones del cuerpo para presentar un video en el que asimila comunidad urbana y proporción humana con una superposición de imágenes que dan cuenta del actuar y el sentir de la gente en Cúcuta.

Belén Hernández de Román usa la fotografía para acercase a los espacios anónimos y antiestéticos de los talleres mecánicos y revelarnos la belleza que habita en los detalles, en el brillo de los objetos aparentemente más deleznables que ella cambia de condición a partir de la experimentación formal.

Alexandra Morelli usa un humor muy refinado mientras abre el espectro de su atención a la situación geopolítica de la región, la ciudad está en un país siempre en riesgo, víctima de los intereses económicos de propios y ajenos.

Construyendo el paisaje

Grecia Quintero congela instantes urbanos para compartirlos con el visitante en un gesto que pone en evidencia un paisaje que nos arropa sin siquiera darnos cuenta: los sonidos de la ciudad y su ritmo cotidiano, el son al que se mueve la jornada cucuteña.

Jesús Emilio Quintero explora el tema clásico del paisaje desde el medio clásico de la pintura para hacer de la ciudad un objeto de contemplación y un centro de afectos.

Diana Villamizar se sirve de recursos gráficos y tecnológicos para proponer otra reflexión sobre el paisaje urbano llevando esta vez la atención a la zona comercial más variopinta de Cúcuta para mostrar las actividades del comercio informal como expresión de la vida en la frontera.

Susana Quintero Borowiak

San José de Cúcuta, octubre 2012.

 

Anuncios

From → Catálogos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: