Saltar al contenido

Miradas pérdidas, huellas de la estupidez.

enero 29, 2011

La Serie Huellas de la estupidez es una extensa indagación plástica en torno a los rasgos más arcaicos de la conducta humana. Ese algo inexplicable que rodea a la violencia urbana, a la indolencia colectiva, a la ilusión tecnocrática. Ese absurdo que envuelve a la ciega búsqueda del éxito material como única expresión del valor individual.  Toda esa irreflexión que nos empeñamos en llamar inhumana, pero que nos atañe a todos y se presenta como la fuerza primitiva de la desmesura o la vacuidad.

Los personajes de las pinturas de Huellas de la estupidez son aparentemente imperturbables. Sólo están allí, su única acción es mirar. No pueden hacer otra cosa, no poseen herramientas para salir de la modorra. Dormidos con los ojos abiertos, están de paso por un mundo que son incapaces de comprender y viven una existencia vacía de significado. Ese sueño, esa ausencia de conciencia, los hace inmortales. Se separan del resto de los hombres al perder al huir de la certeza de la muerte. Son inmortales sólo como consecuencia de la vacuidad y la desmesura. No logran ser dueños del tiempo, simplemente permanecen presos de su letargo.

Esta terrible situación no se muestra explicita ni narrativamente en las obras de Pablo Pérez Godoy. Permeado por sus conocimientos sobre arquetipos y titanismo, crítico frente a su propia experiencia vital, Pérez fija imágenes de la desmesura sin intentar explicarla. Los recursos pictóricos son muy simples. Fondos monocromos o coloridas texturas que empalman con movimientos modernos de la Historia del Arte, como el expresionismo abstracto. Figuras dibujadas con trazos netos: un círculo para la cabeza, dos líneas verticales para el cuerpo y un par de círculos más pequeños para los ojos.

La clave parece estar en eso pequeños y simples ojos. Es allí donde se concentra la perturbadora humanidad de cada personaje, donde Pablo consigue producir esa sensación de estar atónitos. Estúpidos, atontados, dormidos, las imágenes de estos “muñequitos” casi infantiles provocan incomodidad en el espectador; pero al mismo tiempo procuran un vínculo.

Los estúpidos viajan en avión, pasean, se contemplan en los espejos, se reúnen en familia, encuentran un líder, enmudecen, se quedan solos, flotan en la luz sin lograr reconocerla. Los estúpidos viven vidas vacías y desmesuradas pero ni siquiera pueden reconocerlo. Aparentemente no hay redención. Es eso lo que nos perturba. Pero quizás es en esa incomodidad donde está la posible respuesta. La imagen nos habla de la historia oscura del hombre, de nuestra propia historia y propone la posibilidad de reconocer nuestras propias tinieblas en cada mirada pérdida.

Las imágenes no son apocalípticas, al contrario, tienen una carga de humor que mitiga la molestia que generan. Nos incomodamos, pero sonreímos. El elemento lúdico, que surge de la sencillez formal, transforma el espejo del arte en una ventana posible hacia la reflexividad pérdida. Según Antonio Machado, en su libro Juan de Mairena, el paleto perfecto (el tonto perfecto) es un ser incapaz de asombrarse de nada, ni siquiera de su propia estupidez. Con Huellas de la estupidez Pablo nos reta a salir del estupor con una sonrisa autoconsciente. ¿Será posible despertar? Quizás si, quizás no. Lo definitivo es que estas imágenes perturban la tranquilidad del sueño.

Susana Quintero Borowiak. Texto para la exposición Huellas de la estupidez,  Pablo Pérez Godoy. Galería Manuel Osorio Velazco. San Cristóbal. Noviembre 2010.

Sin título. De la serie Huellas de la estupidez.

 

Sin título. De la serie Huellas de la estupidez.


Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: