Saltar al contenido

POPFICTION. Ensamblajes de Martín Rincón

abril 3, 2010

Martín Rincón es un artista venezolano radicado en España. Estos datos biográficos, o anecdóticos si se prefiere, pueden ayudarnos a iniciar una reflexión sobre su trabajo. Según la crítica “clásica” el arte latinoamericano puede definirse en función del interés de los artistas del continente por temas vinculados a lo onírico, lo mágico religioso o lo social y político, enfocado desde una dimensión local. Formalmente, además, los latinoamericanos tienden al barroquismo o a versiones renovadas de arte povera.

Tratando de ajustar la obra de Martín Rincón a éstas ideas encontramos algunas coincidencias gracias a las cuales su trabajo podría ser categorizado, rápida y eficientemente, como latinoamericano: las referencias religiosas, su permanente reflexión introspectiva, la asimilación antropofágica de elementos multiculturales o la acumulación barroca de objetos. Pero más allá de categorías geográficas difusas la obra de Rincón debe apreciarse desde su concepción universalista y a la par profundamente íntima de la cultura, en la que infinitas referencias se vinculan en una exploración de la enciclopedia occidental revisada desde los intersticios de la admiración, el escepticismo y la ironía.
La primera preocupación de Martín Rincón es el objeto, desnudo de procedencia pero cargado de sentidos fetichistas, en una sociedad donde casi todo se ha convertido en mercancía de consumo. Acercarse al objeto, ínfimo o seductor, apropiarse de él, acumularlo sin fin preciso y luego ponerlo en relación con otros es la esencia del trabajo de este artista. El objeto seriado, la referencia cultural, el icono pop y la imagen religiosa, todos son objetos para él. Objetos maleables, cuyo sentido cambia al entrar en una obra y ponerse al servicio del todo.
En algunas de las piezas reunidas en Pop Fiction los elementos están dispuestos obedeciendo a una voluntad narrativa que quizás no sea evidente, o plenamente intencional, pero se presiente dentro del abigarrado conjunto, en estas obras la composición establece recorridos, propone escenarios y sugiere sentidos. En otras lo principal es el interés por lo serial, la repetición asociativa que refuerza el contenido simbólico de cada objeto. Mientras que en los objetos tridimensionales priva el sentido de lo escultórico, la pieza es alterada de su estado y significado original por el ensamblaje, pero es un objeto único en si mismo, histriónico más no escenográfico.
La exposición Pop Fiction no intenta ser una antológica, aunque abarca distintas poéticas usadas por Martín Rincón a lo largo de su obra para ficcionar acerca occidente, revirtiendo la banalización de la imagen con un mecanismo paralelo a la sobre-exposición propiciada por la cultura pop, pero que requiere de la participación intelectiva y atenta del espectador.
Susana Quintero-Borowiak. Texto publicado en la página web de la Galería Edurne. Madrid, 2006
Argonauta. 2006. Fotografía: Gipsy Rangel

Un circo para los muertos. 1998. Fotografía: Gipsy Rangel

Salomé. 2005. Fotografía: Gipsy Rangel

Anuncios

From → Textos sueltos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: